Techos Vivos

Un TECHO VIVO, es el techo de un edificio, de una casa, que está parcial o totalmente cubierto de vegetación, ya sea en suelo o en un medio de cultivo apropiado. No se refiere a techos de color verde, pintados o con césped sintético, y es por ello que nosotros decidimos llamarlo TECHOS VIVOS pues la realidad es que tiene vida, vida verde, al cual se puede acceder, y vivir como disfrutamos de los parques y jardines; nos referimos a tecnologías usadas en los techos para mejorar el hábitat para ahorrar consumo de energía, tecnologías que cumplen una función ecológica.

Ningún otro estilo arquitectónico provee un rango tan amplio de beneficios para las edificaciones, sus habitantes y el ambiente, de esta forma los techos ecológicos cumplen con una de las condiciones esenciales de la edificación sustentable: la reconciliación entre la economía y la ecología.

Los techos VIVOS se pueden usar para:

• Disfrutar de un jardín en altura
• Cultivar frutas, verduras y flores
• Mejorar la climatización del edificio
• Prolongar la vida del techo
• Reducir el riesgo de inundaciones
• Filtrar contaminantes y CO2 del aire
• Un m2 de espacio verde produce el oxigeno necesario para una persona durante un año
• Actuar como barrera acústica; el suelo bloquea los sonidos de baja frecuencia y las plantas los de alta frecuencia.
• Filtrar contaminantes y metales pesados del agua de lluvia
• Proteger la biodiversidad de zonas urbanas
• Son corredores biológicos en altura

1. Incremento en la vida útil de los tejados: La vida útil de los techos convencionales es de 15 a 25 años debido al esfuerzo físico químico y ambiental. Cambios de temperatura junto a la radiación ultra violeta y radiaciones de ozono, aceleran el envejecimiento y causan debilidad de materiales, encogimiento, formación de grietas y filtraciones. Los techos ecológicos, moderan el desgaste causado por los cambios de temperatura, creando además una capa impermeable en caso de daños por vientos, granizo o vandalismo.

2. Reducción de los niveles de ruido. Los techos ecológicos disminuyen la reflexión del ruido en unos 3 decibeles y mejoran el aislamiento de sonido en 8 decibeles, lo cual es importante para aquellos que viven en ambientes ruidosos. Adicionalmente los expertos del IGRA sostienen que las ondas electromagnéticas provenientes de estaciones transmisoras pueden ser efectivamente bloqueadas por la capa vegetal.

3. Escudo anti-calor. Durante los meses del verano los techos VIVOS reducen la temperatura de las habitaciones a través de la transpiración. Este proceso permite que los microclimas dentro de los departamentos bajo un techo VIVOS sean parecidos a los de los pisos inferiores. El recalentamiento de los áticos en verano puede ser evitado a la vez que se disminuyen los gastos en aire acondicionado y consumo de energía. Adicionalmente los tejados VIVOS añaden una capa con valor de aislamiento termal.

Beneficios públicos de los techos VIVOS:

1. Hábitat natural para animales y plantas. Las edificaciones humanas arman islas de calor sellan los espacios con edificaciones humanas, tiene un efecto negativo en el ecosistema y en el hábitat humano. Los techos VIVOS de bajo mantenimiento funcionan como “ecosistemas de paso” o “prados de florecimiento elevados” promoviendo la biodiversidad con especies como abejas, mariposas y aves que encuentran alimento y cobijo en ellos. Formando CORREDORES BIOLOGICOS DE ALTURA.

2. Retención de las aguas de lluvia. Los techos ecológicos previenen inundaciones locales, porque los desagües son reducidos entre un 50 y un 90%. La mayor parte de esta agua vuelve al ciclo natural a través de la transpiración evaporación del Techo VIVO. Esto combinado con las técnicas modernas de canalización permite enviar la totalidad del agua bajo tierra.

3. Reducción de los niveles de polvo y smog, Los niveles de óxido de nitrógeno, monóxido de carbono, compuestos orgánicos volátiles y escapes de motores diesel crean combinaciones de sustancias tóxicas para los habitantes de las áreas urbanas. Un metro de tejado ecológico puede filtrar 0.2 Kg. de smog y partículas de aerosol al año, mientras que los nitratos y otros materiales peligrosos en el aire son depositados en el sustrato de crecimiento.